Notícias

Galeria Toni Tàpies: 1994-2014. Diálogos de una colección

Porta

En 1994, Toni Tàpies abrió una galería en Barcelona empujado por el deseo de trabajar con artistas contemporáneos y mostrar creaciones artísticas de calidad. Con el paso de los años, la Galeria Toni Tàpies se convierte en un punto significativo del panorama artístico de Barcelona donde se expone la obra de artistas contemporáneos reconocidos y artistas jóvenes emergentes. La fascinación por los proyectos en los que se conjugan la pasión, el riesgo y la provocación, el amor por la creación y el respeto a los artistas se convierten en los signos distintivos de la galería, unos signos que ha mantenido durante los últimos veinte años. Para celebrar este aniversario tan importante, la galería presenta un ciclo de exposiciones donde se muestran obras destacadas de su colección en un contexto diferente y desde otro punto de vista. Estas pequeñas exposiciones se centran en piezas especialmente relevantes o importantes por sus características artísticas, técnicas o históricas, con asociaciones inusuales o nuevas, y que suscitan la creación de nuevos diálogos y significados.

En la tercera parte de este ciclo y primera exposición del año, la Galeria Toni Tàpies presenta una exposición envuelta de rojo. Carmesí, escarlata, rubí, burdeos, púrpura, caoba, rojo cereza, tomate, remolacha, sangre de buey; el rojo del diablo, un baño de sangre, un coche deportivo, lencería erótica, un vino intenso, un pintalabios carmín o la camiseta de un club deportivo; el rojo de la guerra, del fuego y del infierno. El rojo es masculino, potente, erótico, suntuoso, intenso, violento, sanguinario y dramático. Es el color de Marte, el color de la tragedia y de las emociones profundas, el color de Caravaggio y del cristianismo, el de la ira, la acción, el deseo, la pasión y la ambición. Es abrumador y estimulante. El rojo siempre es mejor vestido de blanco y negro, de forma que pueda ejercer su reinado, escondiéndose y a la vez, resplandeciendo con toda su magnificencia. Dominado y utilizado por los pintores más grandes de todos los tiempos, el rojo es el auténtico color del arte.

Cuatro potentes artistas de contextos y generaciones diferentes se reúnen hoy para teñir la galería con su versión personal del rojo: Antoni Tàpies, Edward Burtynsky, Jaume Plensa y João Onofre, los cuatro con una presencia sólida y continuada en la galería a lo largo de su historia. Son artistas intensos que nunca han tenido miedo de conquistar los espacios, marcar su presencia físicamente y grabarnos sus creaciones en la imaginación. A través de su obra, el rojo -que continua siendo muy viril- se revela como un color mas cínico y rebelde. Igual que Jesucristo transformó el agua en vino, aquí el agua se convierte en níquel, la sangre es vino, la pintura es agua y el cristal es tinta. El drama y la muerte se transforman en belleza, la pasión es ligera y volátil, la fatalidad es una oportunidad y el pesimismo es la forma más divertida de empezar el día. Esta exposición enfatiza algunas perspectivas dramáticas, con algunos giros inesperados que las transforman. El rojo resuena con nuevas vibraciones; nada es lo que parece. La tragedia humana podría inspirar la mejor comedia.

Y lentamente, contradictoriamente, el rojo se puede instituir como el nuevo rosa. El color del optimismo y del entusiasmo. No olvidemos que hoy empieza el Año Nuevo chino, sin duda una ocasión para celebrarlo todavía más. El rojo es el color preferido de los chinos, que consideran que trae buena suerte y, sobre todo, prosperidad; entonces, no hay mejor forma de empezar el nuevo año que hacerlo con un gran vaso de optimismo rojo…

2014.01.24 Notícias Comments Off on Galeria Toni Tàpies: 1994-2014. Diálogos de una colección

SSL Certificates